El Pilates es un método terapéutico que tuvo sus orígenes a principios del siglo XX en un hospital donde había muchos pacientes encamados con importantes problemas de movilidad. El inventor, J. H. Pilates, utilizó sus conocimientos sobre gimnasia, yoga y traumatología para crear una serie de ejercicios físicos que ayudasen a estos pacientes a mejorar dichos problemas de movilidad. Estos ejercicios unían la fuerza, el dinamismo y la coordinación con el control físico y la relajación.

Desde entonces este método ha evolucionado hasta nuestros días pero ha mantenido sus objetivos iniciales:

  • Estabilidad de la columna y articulaciones
  • Elasticidad de nuestros músculos y ligamentos
  • Reforzar la musculatura de forma global

En el Pilates es importante tener en cuenta el control de nuestro cuerpo y desarrollar la capicidad de sentirlo y controlarlo durante la realización de los ejercicios. Esto conlleva que al principio sea un poco lento y, a veces, aburrido pero es necesario para mejorar la precisión y evitar hacer incorrectamente los ejercicios. Una vez que tenemos control de nuestro cuerpo y somos capaces de estabilizar bien la columna, la gama de ejercicios aumenta exponencialmente. ¡Es entonces cuando empezaremos a divertirnos!

Precisamente es por esta precisión y este “perfeccionismo” que a nosotros los fisioterapeutas osteópatas nos gusta el Pilates para nuestros pacientes una vez que han pasado la fase aguda. Consideramos que la técnica de Pilates nos puede ayudar en estos problemas:

  • dolores de espalda y/o cuello
    problemas de hombro
    alteraciones del apoyo
    rigidez
    hipermovilidad
    poco control postural y/o malas posturas
    falta de control de la respiración
    problemas de coordinación y/o equilibrio
    sedentarismo
    alteraciones del suelo pélvico

Además de estos problemas, un sujeto completamete sano debe hacer Pilates como actividad física recomendada para aumentar la fuerza, elasticidad, coordinación, equilibrio, estabilidad, corrección postural… Las clases son adaptadas a las necesidades de cada persona, por lo que puede realizarse a cualquier edad, durante el embarazo, el postparto, e incluso para complementar y aumentar la eficacia de otras disciplinas deportivas.

Javier Alonso Nieto
Fisioterapeuta Osteópata
Colegiado 12640