FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA
EN ADULTOS
FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA
EN BEBÉS Y NIÑOS

ESPECIALIDADES
FISIOTERAPIA RESPIRATORIA PEDIÁTRICA BIODINÁMICA – OSTEOPATÍA CRANEOSACRAL ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA

“Trato de restaurar la salud. No trato de corregir el problema. De esta forma abro las puertas para que el cuerpo intente hacer lo que quiera con sus propias fuerzas vitales.”
R.E. Becker

ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR

¿QUÉ ES?

La articulación temporomandibular está formada por los huesos temporal y mandibular. Tiene también una cápsula, ligamentos, músculos y un menisco interpuesto entre ambos huesos que garantiza la correcta movilidad, amortiguación y funcionamiento.
 

Interviene directamente en la respiración, deglución, masticación y fonación. Es uno de los captores posturales encargado de dar información al sistema nervioso central sobre la postura del cuerpo y, tiene influencia sobre las cervicales, el cráneo y otras estructuras. Es una articulación en continuo uso y, por tanto, muy susceptible de patologías. Alguna de las patologías más frecuentes son:
 

• Bruxismo: concéntrico o excéntrico, comúnmente conocido como apretar o chirriar los dientes.

• Artrosis: degeneración de la articulación.

• Meniscopatía: afectación del menisco intraarticular.

• Síndrome Temporomandibular o Síndrome de Costen. 
 
 

Esta articulación está muy relacionada con el estrés y la ansiedad. Esto es debido a la excesiva tensión de la musculatura facial, craneal y masticatoria, provocando un mal funcionamiento articular, con aumentos de presión, roce y mala oclusión dental en estados de alerta y estrés, situaciones muy frecuentes en la población actual.

¿A QUÉ EDAD Y CUÁNDO SE RECOMIENDA?

Alguno de los signos de que la articulación temporomandibular está afectada y, por tanto, indicativos de la necesidad de tratamiento son:
 

Dolor o tensión en la zona de la mandíbula, cara y/o cervicales.

Cefaleas (dolor de cabeza).

Vértigos y mareos.

Acúfenos (ruidos auditivos) y/o pérdida de audición.

Crujidos mandibulares.

Limitación en la apertura de la boca.

Bruxismo concéntrico y/o excéntrico.

Dificultad, molestia y/o chasquido al morder o masticar.

Talgia (dolor de oído).
 

El tratamiento de esta articulación también se recomienda realizarlo antes, durante y después del uso de ortodoncia, colocación de prótesis dentales, extracciones y tratamientos de odontología en general para garantizar la correcta adaptación del cuerpo a estos cambios.
Cualquier modificación oclusal va a implicar una adaptación postural y consecuentemente alteraciones en el resto del organismo. El objetivo de la Osteopatía es evitar estas adaptaciones y sus consecuencias, garantizando el correcto equilibrio y funcionamiento del cuerpo.

¿CÓMO SE REALIZA?

A través de la historia clínica, el terapeuta evalúa la situación del paciente y determina qué técnicas manuales debe realizar y el tratamiento a seguir.

Existen una gran variedad de técnicas manipulativas intrabucales, extrabucales, localizadas en la articulación y sobre las estructuras a distancia que estén implicadas.

Se realiza un tratamiento global e integral con el objetivo de que el organismo recupere el equilibrio y desaparezca la sintomatología.